domingo, 15 de mayo de 2011

TE ESPERÉ EN LA ALAMEDA...

Te esperé en la alameda
debajo de un árbol en flor,
llegaste apasionado,
me besaste con amor.


Frente al mar, me abrazaste,
me arrebujé sobre ti,
tu cuerpo todo encendido
de caricias y pasión
tu boca era mi locura,
mi piel la rozabas, era una tentación.


Tus labios mordían mis senos
mi sensualidad brotó
de mi cuerpo de amapolas,
tú gozabas, con tu ardiente pasión.


Comparaste una rosa
con mi belleza natural,
te sentiste maravillado
al ver que mis encantos y belleza,
sus pétalos se marchitaban
y yo seguía siendo hermosa.


Entre el mar y el cielo azul
las estrellas y la luna,
en tus brazos, a la playa me llevaste,
y me amaste en una duna.


Con nuestro fuego en las venas
palpitando de emoción,
yo te entregué cuerpo y alma
y también mi corazón.


Amanecía la alborada
rosada y llena de luz,
abrazado a mi cuerpo, me confesaste
cómo me amabas tú.


Yo te abracé intensamente
quería incrustarte en mi cuerpo
para que siempre estuviéramos
unidos por nuestro amor.

Rosario Ayllón.

Poetisa del Amor.












No hay comentarios:

Publicar un comentario